Menu

Te pegan y no te dejan llorar

17 febrero, 2018 - 1. Actualidad Nacional
Te pegan y no te dejan llorar

Es vergonzosa la actitud desplegada por el gobierno en su conjunto, basadas en mentiras, manipulaciones; tergiversando los hechos,  haciéndonos creer que producen efectos benéficos para el país y su gente.

Una manga de forajidos que vinieron a saquear a una comunidad ingenua que quería cambios, manteniendo sus logros alcanzados; una lógica aspiracional que supieron aprovechar los innombrables para engañar a la población y hundir al país, con el solo propósito de su beneficio personal y del grupo social al que representan.

El colmo lo protagonizarán  en el presente año, será el avance mas significativo de neoliberalismo desde la vuelta a la Democracia sobre los derechos de los mas desposeídos. Es cruel, inhumano, valerse del poder absoluto para ir contra los jubilados, los discapacitados, los trabajadores, con el solo y único propósito de ver acrecentar los beneficios de la casta a la que representan.

Luego de la votación por el presupuesto, a horas de su aprobación, se modificaron las pautas de inflación contenidas en su articulado.

Se dieron cuenta que aún les faltaba una vuelta mas a la inflación para consolidar la transferencia de recursos de los trabajadores hacia los grupos poderosos de la Argentina..

El plan es el siguiente:

Una pauta de paritarias que no supere el 15% sin cláusula gatillo. Ese incremento pone un techo a las apetencias de los asalariados. Según los primeros sondeos, algunos gremios se arrodillaron ante los poderosos, mas por miedo que por convicciones. Estos convenios estarán cerrados antes del primer cuatrimestre, con aumentos escalonados en dos o tres tramos. A partir de ese momento comenzará una voraz carrera de aumento de todo, volatilizando los ingresos fijos. Siendo conservador, la inflación del año 2018 puede rondar un 26/27%, con unos salario aumentando un 15, da como resultado una reducción del salario del 10% en términos reales.¿Cuánto significa?, un sueldo por año que entregan como tributo póstumo al sueño de vivir dignamente.

Lo mismo ocurrirá con la jubilaciones, pensiones, AUHs, que con un paupérrimo aumento del 5,7% veran esfumar los ingresos de millones de beneficiarios. Recordemos que si se hubiera mantenido la ley de movilidad jubilatoria anterior, el incremento hubiera sido del 16%. Esta exacción se hizo extensivo a los próximos jubilados del sistema que se verán afectamos por los mismos indices  a la hora de calcular sus haberes de retiro.

¿Adónde fue e irá esa plata? . A los bolsillos de los  campo, los bancos, las empresas energéticas, los carteles de alimentos y medicamentos, junto al de los funcionarios que lo hicieron posible.

Por eso es que el gobierno no quiere controlar la inflación. La necesita para seguir distribuyendo ingresos de los que menos tienen a los que nada necesitan. Así de simple. Imaginemos que si se hubiera controlado la inflación al principio de este gobierno, nos hubiera encontrado con sueldos aceptables, tarifas accesibles, transporte adecuado, con alimentos y remedios alcanzables.

No ocurrió, porque necesitaban favorecer a sus amigos y a sus cómplices de este gobierno de ladrones, llenos de cuevas donde esconder sus trapisondas, donde la corrupción está al alcance de sus manos, y que nos quieren hacer creer de sus valores o su transparencia. No les importa ni la gente ni el país, al que entregaron en bandeja de plata  a las apetencias internacionales. Traidores a una Patria que debieran demandarlos en algún momento.

Quizas, el año entrante, quieran consolidar su posición de privilegio luego del reparto de la riqueza y la inflación desaparezca, justo en el momento en que los mas necesitados la requieran. Nos harán creer de las ventajas de la estabilidad de precios y los riesgos de la burbuja inflacionaria que representa el aumento de los salarios.

Con una soberbia que apesta nos quieren hacer creer que todo va bien, que el país crece y que su gente disfruta de sus mieles.

Como dijo un locutor amigo, “estos tipos te pegan y no te dejan llorar”