Menu

Una deuda impagable

5 noviembre, 2017 - 1. Actualidad Nacional, 3. Economía y Finanzas
Una deuda impagable

Una avalancha de obscenos préstamos  están llevando a la Argentina a su destrucción. Fruto tal vez de una voracidad por llevarse todo, están matando a la gallina de los huevos de oro. Lo mas alarmante es que nos endeudan principalmente en moneda dura, o sea el dólar.

En una aritmética básica, contraemos deuda del mundo financiero internacional a sabiendas que las mismas se tienen que honrar en la misma moneda en la que se pidió. Es necesaria hacer esta aclaración, ya que por trucos que hasta el mago sin dientes lo puede hacer, el País no tiene dólares para pagar esos créditos. La razón, aunque parezca obvia la voy a explicar.

Como el país y el gobierno tiene gastos en pesos y la economía está en esa moneda, los fondos que ingresan son convertidos a pesos para financiar las erogaciones. Por lo tanto el Banco Central que es el encargado de “guardar” esos dólares, los mantiene hasta que los operadores locales los necesiten para realizar operaciones con el exterior. Estas operaciones son el comercio exterior, el giro de dividendos, fuga de capitales o el turismo.

A su tiempo, los que contrajeron deuda deben cancelarlas,  también en moneda extranjera. Es aquí donde la deuda se hace impagable.

La forma genuina de pago de préstamos es a través de los saldos positivos de la balanza comercial entre exportaciones e importaciones y el saldo de los movimientos financieros antes descritos. El inconveniente, por llamarlo de alguna manera, es que la Argentina no genera divisas para afrontar esos compromisos. No tiene dólares, para pagar dólares; parafraseando a aquel Duhalde que proclamaba la convertibilidad de monedas.

Entonces, ¿como lo pagamos?. Fácil, tomando mas deuda.

¿Los acreedores lo saben?. Por supuesto.

¿Porqué lo hacen? Para cobrar intereses usurarios a sabiendas que si no les pueden pagar, generar un sometimiento de las voluntades soberanas despreciadas, y arremeter con los recursos, bienes y empresas que les interesen.

No es novedad, pasó con las privatizaciones de los noventa y se van a repetir inexorablemente en los tiempos que se avecinan.

¿Hay empresas que les interesen? Si, las energéticas.

¿Les alcanzará? No, pero van a recurrir a sacarnos nuestros recursos naturales.

¿El gobierno lo sabe? Si, por eso garantizan los préstamos con nuestro recursos.

¿Es inminente? No falta mucho; para ese entonces ya se habrán doblegado las fuerzas de los argentinos que pugnamos por la Soberanía política y la Independencia económica.

¿Podemos evitarlo? Ya es tarde