Menu

Apostillas

19 agosto, 2017 - 1. Actualidad Nacional
Apostillas

Muchos acontecimientos de variada intensidad  en donde la indignación brota del alma  e invade nuestro raciocinio. Ya los hechos conjugan un latrocinio a nuestros intelectos, lo mas apabullante es la explicación que dan los propios responsables de tamañas tropelías. Una actitud mezcla de soberbia, subestima y hasta desprecio hacia los administrados.

Una sistemática negación a dar respuestas, como que su con sola presencia, no resultara necesario ninguna aclaración. Eso es soberbia . Se creen garantes del proceso; extraña conclusión que solo una mente abyecta y cretina puede procesar y que ningún individuo espera de ellos. Intentan asumir la suma del poder, descalificando a los que con derechos piden aclaraciones. Un ejercicio maquiavélico de justificar sus procederes, fruto de mentes enfermas que asumen sus verdades como absolutas. Todo lo que hacen está bien y no tenemos porque preocuparnos. Aquí aparecen los necios que subestiman a la gente.

Y arrasan con todo; con las instituciones, con la fe pública y con las propias investiduras que los votantes ungieron con su voto.

Son despreciables e indignos;hablan de diálogo mientras quieren imponer sus mentiras. Porque el ocultamiento, los “errrores”, las argucias, la tergiversación, el embuste o las patrañas son formas primitivas con que se distorsiona la verdad.

No tenemos que olvidarnos de la “viveza”, una burda y ordinaria forma de exhibir inteligencia que se suma al cóctel de blasfemias hacia la sociedad.

No actúan solos, lo hacen con el imprescindible aporte de comunicadores sociales, espurios exégetas cómplices de sus melindrosos accionares.

Son ellos junto a los funcionarios los que nos quieren explicar lo incomprensible. A modo de apostilla  y a solo a modo enunciativo, describimos algunos de ellos:

La desaparición forzada de Santiago Maldonado en manos de la Gendarmería y la actitud cómplice de la Ministra de Seguridad que salió en su defensa.

La humillación con que someten a Milagro Sala negándole la libertad, queriéndola someter a una prisión domiciliaria en un sitio inhabitable.

El atropello con el pedido de juicio político a un miembro del Consejo de la Magistratura aprovechándose del tardío juramento de uno de sus miembro en flagrante violación del funcionamiento de la institución

La manipulación en los votos de las ultimas elecciones y el posible fraude con la adulteración de telegramas o actas en los comicios.

Los nuevos peritajes en la causa Nisman, con intenciones de cambiar la causa de un suicidio por un asesinato.

La genuflexa intervención de la presidencia durante la visita del vicepresidente de los Estados Unidos.

Los oscuros propósitos de quitar derechos laborales y previsionales sobre los ciudadanos.

Y todo en una semana.

Ya somos muchos los que no toleramos estos atropellos, ¡ya nos dimos cuenta!, ¡no insistan que se les nota mucho!.

OTREBLA