Menu

¿Derecho o privilegios?

13 Mayo, 2017 - 1. Actualidad Nacional
¿Derecho o privilegios?

Cuando los derechos se transforman en privilegios

La vida en sociedad es la que determina los preceptos de convivencia entre los individuos, fija normas, determinan derechos y obligaciones. Es básicamente una construcción política, para un tiempo y un lugar. No son inamovibles ni permanentes, surgen fruto de un contrato social, ya sea este expreso o tácito. Su  sustentabilidad se basa en el ejercicio del poder; un amplio conjunto de actores sociales que interactúan, buscando el equilibrio de intereses. Las ideologías son las herramientas con que los grupos defienden sus posiciones. Los Estados   intervienen es esta puja en una suerte de toma y daca donde cada grupo social busca un lugar y reconocimiento en el tejido social.

Es así que se puede colegir que tanto los derechos como las obligaciones no son inalienables, y pueden modificarse con cada cambio de reglas de juego en la política de los pueblos.

Cuando el gobierno que asumió el 10 de diciembre de 2015 logró el poder, su consigna fue el cambio, un concepto abstracto que puede ser tomado con distinto significado según cada interlocutor. No se dijo que se iba a cambiar, y vaya que lo hicieron.

El cambio entendido desde el poder fue un nuevo contrato social, alejado de una mitad de la sociedad que entendía que no era conveniente y otra que apoyó y apoya cada medida que apunta a ese objetivo, sin que ello signifique un cheque en blanco.

Buena parte de los propiciantes del cambio, pueden sentirse hoy defraudados, un poco engañados, ilusos que imaginaron una continuidad en el ejercicio de sus derechos.

En un avance de consolidación de este nuevo acuerdo con la ciudadanía, se tomaron medidas que apuntaron a una nueva definición en los derechos.

Es sistemático ver como se quieren eliminar derechos haciéndolos ver como  privilegios, y por lo tanto no sustentables en este nuevo orden social.

En recientes declaraciones del responsable de PAMI consideró un exceso el descuento del 100% en los medicamentos para ciertos grupos de jubilados “privilegiados sectores” que atentan con la sustentabilidad de la obra social.

Las paritarias las consideran perjudiciales para la economía, por los “privilegiados” que quieren no quieren ceder sus ingresos para mejorar la situación de sus patrones.

Otro tanto con los subsidios que empobrecen al Estado y a las empresas, otorgándoles nuevamente privilegios y no derechos al grueso de la población.

Son innumerables laos ejemplos que a diario se presentan ante la azorada vista de los ciudadanos.

Como corolario de este experimento social es que lo que antes se consideraban privilegios ahora se presentan como derechos.

Parece obvio, aunque muchos ciudadanos no interpretaron esto a la hora de emitir su voto. Inocentemente pensaron que sus derechos eran permanentes, sin apenas considerar que esos logros fueron frutos de una política y un Estado que impulsó su consecución.

Una frase puede resumir el concepto que se quiere exponer, decía Eva Perón: “Donde existe una necesidad, nace un derecho”, una definición ideológica que solo se puede llevar a cabo cuando existe una política que lo sostenga.

Lo justo e injusto también es una construcción política, para cada tiempo y lugar, es el hombre y su circunstancia, diría Ortega y Gasset.

Como contracara, los ejemplos abundan en los casos que se truecan privilegios por derechos.

Los observamos cotidianamente en materia de derechos humanos, en pérdidas de conquistas sociales, en economía y en la administración de justicia.

Privilegio o derecho, derecho o privilegio, solo depende de los ojos del  cristal con que se mire.

OTREBLA

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *